Posts Tagged ‘mantenimiento jardín’

posted by on Decoración, Manualidades

No comments

Parece ser que este invierno el frío se ha dejado caer por otros lugares porque, la verdad, que estamos disfrutando de unos días de sol propios de los meses de primavera.

Hoy te damos una idea para que aproveches el buen tiempo haciendo lo que más te gusta, cuidando de tu jardín :)

A veces cuesta encontrar maceteros de gran tamaño o bien, que sean, originales. ¡¡Tenemos la solución!! En este post descubrirás cómo hacer tus propias jardineras con palés de madera.

Ponte manos a la obra y personaliza tu jardín. Es un proceso un poco entretenido pero vale la pena.

Qué necesitas:

- Un palé de madera adecuado.

- Una sierra de mano o de vaivén.

- Un martillo o taladro eléctrico.

- Dos tamaños de tornillos y clavos de unos 4 cm u 8 cm.

- Un cortafrío, una cuña para madera y un martillo de hierro.

- Un pincel y pintura no tóxica.

¡Atención!

Una de las cosas más importantes que debes tener en cuenta antes de empezar es la elección del palé:

- Los palés que utilices deben estar en buenas condiciones, sin putrefacción y sin que hayan sido tratados con insecticidas químicos,

- Para ayudarte a encontrarlo, debes tener en cuenta que esté sellado dos veces con cierta información marcada de color verde en la imagen siguiente. No utilices palés en los que estén impresas las letras MB.

Construye un macetero con palés

Cómo hacerlo:

Paso 1: corta el palé en tres partes iguales. En el ejemplo de imagen, tiene 9 listones, por lo que habría que cortarlos de tres en tres, es decir, cortar entre el listón 3 y 4 justo por la mitad y entre el 6 y el 7. Si fuera de 12 listones, cortarías cada cuatro. A continuación, quita los trozos de madera sobrantes y guárdalos para el paso 3. En la siguiente imagen puedes comparar el resultado de cómo queda el palé una vez realizado este paso.

Un jardín con personalidad

Paso 2: fija los dos extremos a la parte media de la plataforma. Para ello, atornilla bien desde el otro lado de la pieza intermedia (parte inferior). Para que te resulte más sencillo fijar las tres partes, lo mejor es darle la vuelta a la maceta.

 Cómo personalizar un jardín

Paso 3: coge los trozos de madera que te han sobrado del paso 1 y sepáralos en tablones y bloques individuales. Para ello, puedes utilizar el cortafrío con el martillo, evitando así que se te rompa el material. Debes hacerlo con mucho cuidado porque el material es muy frágil.

 Construye tus propias macetas

Paso 4: utiliza los tablones para crear los lados y los bloques para los pies. Con los tornillos pequeños, fija los tablones en los laterales para crear los lados de la maceta, y con los tornillos más grandes, fija los bloques debajo de la maceta para formar los pies.

  Personaliza las macetas de tu jardín

Paso 5: ¡maceta finalizada! Ahora sólo tienes que girarla y ya estará lista. Si quieres, puedes pintarla con pintura no tóxica del color que quieras para terminar de decorarla.

Tareas de mantenimiento de jardín

Paso 6: añade ahora la tierra, escoge la planta que más te guste (e incluso varias), y ya la puedes plantar para que tu maceta de palés tenga vida.

 Plantas en tu jardín

¡Anímate! Con estas macetas, tu jardín estará a la última y con una fantástica decoración personalizada a tu gusto.

posted by on Cultivo

No comments

¿Tienes un patio o jardín pequeño y te gustaría plantar un árbol, pero no sabes cómo hacerlo? Te contamos todo lo que necesitas saber antes de dar el paso y plantar un árbol en un jardín pequeño:

Primero, necesitas saber que el espacio no será un problema. Un árbol puede crecer tanto en jardín como en una maceta, aunque siempre será una mejor opción un suelo de tierra donde arraigar sin el límite de la maceta.

arbolenjardin-e1398786267321

En segundo lugar, debes tener en cuenta la especie que quieres sembrar. Son varios los factores que te ayudarán a decidirte:

- Las raíces. Es mejor una especie que tenga pocas raíces y que no crezca demasiado, ya que estamos hablando de plantarlo en un patio o jardín pequeño. Un árbol con muchas raíces podría elevar las losas o romper el macetero. Al final del post te damos ideas de especies y su mejor época de plantación por si estás indeciso.

- El tamaño. Si el patio o jardín tiene un tamaño pequeño, no será adecuado plantar un árbol que ocupe la mitad de la superficie. Es mejor que sea proporcional al tamaño del patio, además de calcular cual es el mejor punto para poner las semillas teniendo en cuenta su crecimiento. ¡No querrás que cuando crezca esté demasiado cerca de la fachada o de otras plantaciones!

- La luz que recibirá. Esto estará determinado por la orientación del recinto; dependiendo de las características, deberás elegir una especie más resistente al frío u otra que resista más el calor.

Una vez determinada la especie, y si todavía cuentas con la opción de plantarlo en el jardín, debes preguntarte si la tierra es compatible y adecuada para propiciar el crecimiento. Si no lo es, elige colocarlo en un macetero en el que podrás disponer de la tierra más preparada para un árbol.

naranjo-maceta-marve

Ya has elegido el lugar y la especie. Ahora hay que plantarlo. ¿Cuáles son los pasos a seguir?

El día de la plantación debe tener un clima fresco y sin viento. Comprueba que la tierra donde vas a plantarlo esté húmeda (no anegada ni reseca) y arranca las malas hierbas antes de cavar el hoyo. Este hoyo deberá ser suficientemente profundo para que el árbol arraigue con firmeza.

10-cosas-claves-que-debes-saber-sobre-plantar-un-árbol-frutalMainPhoto

Si todavía no sabes qué plantar, te damos algunas ideas de especies. La mayoría de las plantas que encuentras en un centro de jardinería pueden ser plantadas en cualquier momento del año, pero es cierto que hay épocas más adecuadas que otras.

- Febrero y Marzo. Buena época para los árboles frutales. No es raro ver pequeños naranjos plantados en maceta.

- Septiembre. Ideal para olivos, laureles o madroños.

- Octubre. Es un mes adecuado para plantar los arbustos que dan flor en invierno.

posted by on Sin categoría

No comments

En apenas unos días entraremos en primavera, época de florecimiento y más vitalidad de la naturaleza.

Si estás creando tu propio jardín y aún no tenías nada plantado para la primavera, puedes empezar por trasplantar las flores que más te gusten. Mientras, podrás preparar tus propios cultivos de cara al verano.  ¡No todas las flores florecen en primavera!

Te damos algunas ideas de bulbos y tubérculos que plantar ahora para que florezcan en verano:

azucenas al sol

Azucenas Blancas

dalias-en-jardín-del-cuarto-de-niños-6675578

Dalias

BegoniaRedRed

Begonias

Gladiolos-fuertes-y-bonitos-1

Gladiolos

fresias

Fresias

ixia

Ixia

posted by on Sin categoría

No comments

Jardineria Marve | Mantenimiento jardin en inviernoDicen que esta semana será una de las más frías del año. Las heladas pueden acabar con nuestras flores y plantas dejándonos flores marchitas, congelando las raíces, quebrando los tallos (especialmente los más tiernos),…

¿Sabes cómo proteger tu jardín del frío del invierno? A continuación te damos algunos trucos para el mantenimiento del jardín en invierno:

 - Evita orientar las macetas hacia el norte

- No regar si la temperatura está por debajo de los 0ºC

- Recoger los tallos externos atándolos con cuidado a los internos para evitar que queden expuestos.

- Vaciar los platos de las macetas para que no se hielen las raíces

- Hacer invernaderos individuales para las plantas más frágiles

- Forrar la maceta con materiales aislantes (puede servir con papel de periódico para las plantas más pequeñas)

- Colocar las macetas en zonas elevadas, ya que las zonas hundidas son más propensas a sufrir heladas

- Ventilar los invernaderos durante las horas de sol para evitar que las plantas se pudran

Si ya es demasiado tarde, tu jardín se ha helado y necesitas nuestra ayuda, llámanos.

posted by on Sin categoría

No comments

Mantenimiento de Jardines Vallès OrientalEn verano, el agua es bien que a veces escasea. En Jardinería Marve, expertos en mantenimiento de jardines, te damos unos consejos para ahorrar agua en el jardín que, a parte de notarse en el bolsillo, lo agradecerá el medio ambiente. Hoy queremos ayudaros en el ahorro de agua en el jardín. Aquí van unos consejos.

. Es importante que a la hora de regar lo hagas por la noche o a primera hora del día, para evitar la evaporación rápida del agua en las plantas.

. Poner sistemas de riego por goteo. Es la técnica que menos agua gasta y además, es más eficiente.

. Aprovecha el agua de la lluvia con sistemas de aprovechamiento de agua fluvial. No hace falta que te compres ningún recipiente especial, puedes utilizar bidones o un aljibe para recolectar el agua.

. Utiliza la manguera sólo si es necesario para limpiar un área. No la utilices como escoba.

. Usar regaderas. No siempre es necesario usar mangueras o riego por aspersión. Si tienes un jardín pequeño, ya tendrás suficiente con las regaderas para realizar las tareas de mantenimiento de tu jardín, o al menos para cuidar algún grupo de plantas, en perfectas condiciones.

. Especies autóctonas. Sus necesidades hídricas son mínimas y están totalmente adaptadas al suelo y al clima. Pueden vivir solo con el agua de la lluvia sin necesidad de que se las riegue con frecuencia.

. Unas plantas necesitan más agua que otras para sobrevivir. Una buena idea puede ser dividir el jardín por zonas de riego dependiendo de sus necesidades: zona seca, zona húmeda y zona intermedia.

. Limitar el césped. La parte que más agua se lleva es el césped se puede hacer un jardín espectacular sin mucho césped. También hay algunos tipos de césped que son resistentes a la sequía y necesitan menos agua.

Cómo mantener el cesped

. En el borde del césped planta las que más agua necesiten.

. Ajustar los aspersores. Muchas veces vemos las aceras o los caminos mojados porque al moverse el aspersor, el agua se sale de los jardines. Si se colocan de manera que el agua solo caiga sobre la zona de riego, este será mucho más eficiente y se ahorrarán muchos litros. Además de colocarlos bien, hay que regular la cantidad de agua que desprenden para evitar que algunas plantas queden encharcadas.

. Las malas hierbas acaparan mucha agua. Elimínalas.

Sin embargo, tu jardín necesita muchos más cuidados. Si no sabes ni por dónde empezar, Jardinería Marve te ayuda. Sólo tienes que contactar con nosotros a través del 620 990 782 y nos ocupamos de las tareas de mantenimiento de tu jardín para que te quede de película.

posted by on Sin categoría

No comments

¿Te gustaría tener plantas en casa pero no te duran ni dos meses? ¿No entiendes por qué todas se te marchitan?

Aquí tienes algunas pistas, a ver si te ayudamos!

¿Interior o exterior?

La condición de planta de interior o de exterior depende básicamente de su zona climática de origen. Especies autóctonas o de zonas similares a la nuestra serán de exterior. Para el interior, encontrarás plantas más ornamentales, procedentes de zonas más cálidas y que, por lo tanto, se adaptarán mejor a las condiciones de una vivienda.

Por lo general, las plantas de interior suelen requerir más cuidados. Aunque hay algunas especies como el Poto, el Pothos plateado, la Sansevieria, la Cheflera o el Ficus benjamina que son muy fáciles de cultivar e igualmente decorativas. Si quieres ir a lo seguro y sencillo de cuidar, serán tus mejores aliadas.

Mantenimiento plantas de interior

Infórmate sobre las exigencias de la planta

Cuando vayas a comprar la planta, infórmate un poco sobre sus necesidades de luz, agua, temperatura, etc., y, lo más importante, asegúrate de disponer del entorno apropiado para ella.

Si no te ofrecen ningún dato, siempre puedes informarte a través de Internet.

¡Nunca sé cuando debo regara!

Hay algunas especies que cuando hace tiempo que no las regamos, nos muestran su carencia. El Poto, por ejemplo, evidencia la falta de agua con sus hojas dobladas.

¡Pero no siempre es tan fácil! Lo ideal, si no conoces las necesidades de esa especie, es ir comprobando el sustrato de la maceta. Si con el dedo ves que la tierra ya está seca a unos centímetros de la superficie, es el momento de regar la planta. Vigila con el verano, que esto sucede con mucha más rapidez. Por lo que debes actuar en consecuencia y no regar igual en todas las estaciones del año.

Recuerda la influencia que puede tener la calefacción, el aire acondicionado o el ventilador. La exposición al viento o a temperaturas elevadas, favorece la evaporación del agua de tu planta. Ten en cuenta también que el tamaño de la maceta e incluso el material del que esté hecha influyen en el agua disponible para las raíces.

Por lo tanto, si tu ejemplar se encuentra en una habitación con calefacción o en una maceta pequeña, necesitará más de tus cuidados.

¡Las plantas no me duran nada!

Cuando la lleves a casa ¡no la dejes en el contenedor original de la tienda! Cámbiala a uno más grande.

Comprueba que donde la pongas tenga unos orificios de salida adecuados para el drenaje del agua y coloca, si es posible, grava o material similar en la base antes del sustrato. A no ser que tu planta tenga exigencia de PH ácido, una mezcla  preparada de tipo universal te servirá.

Riega siempre al finalizar el trasplante para acomodar la planta a su nuevo hogar.

¿Dejo o no dejo el platito debajo la maceta?

Utilízalos, si quieres, para recoger el agua sobrante del riego. Pero, como norma general, no la dejes ahí durante mucho tiempo. Si la planta es sensible a la humedad, podría causarle problemas en las raíces.

En cambio para plantas que necesiten más humedad, la opción de colocar un plato lleno de guijarros y con algo de agua sería interesante. Estas plantas además te agradecerán la pulverización de sus hojas con agua.

Importantísimo, ¡no riegues demasiado! Las buenas intenciones a veces son peligrosas. Mueren más plantas por exceso que por falta de agua.

La falta de oxígeno en las raíces o los hongos también pueden provocar los mismos síntomas que la escasez de agua. Por lo que, mucha gente continúa regando y acaba matando su planta.

posted by on Mantenimiento de jardines

No comments

como_podar_rosales_Jardineria_MarveLos rosales alegran cualquier jardín. La belleza de la flor y sus colores aportan el toque de sofisticación y glamour que pocas plantas pueden dar a nuestro jardín.

Es por ello que hoy te enseñamos cómo podar rosales y los cuidados y mantenimiento que requiere esta planta para crecer fuerte y vigorosa todo el año.

Los rosales hay que podarlos al menos una vez al año. Esto se debe a que las nuevas rosas florecen sobre los brotes del año. Marzo es el mes adecuado para podar los rosales, cuando teóricamente ya han acabado las heladas. Esta poda puede completarse en noviembre, haciendo otra poda para eliminar los restos de madera muerta y las flores marchitas.

 A nivel general, debemos suprimir las ramitas poco vigorosas y los ramos que crecen enmarañados. Te recomendamos que conserves los ramos sanos que tengan un vigor similar, para dar cierta armonía. Mejor podar en bisel a pocos metros de la yema y con inclinación opuesta para evitar que el agua escurra sobre ella.

Dependiendo del tipo de rosal que tengas en casa, tendrás que llevar a cabo un tipo de poda determinado. Te contamos qué tipo de mantenimiento del jardín podrás hacer según la clase de rosal:

como_podar_rosal_matorral_jardineria_marve. Rosales tipo matorral y miniature: hay que conservar de 3 a 7 ramas principales. Daremos preferencia a los brotes jóvenes y eliminaremos los leñosos. Podaremos a unos 15 o 20 cm. Despejaremos el centro del arbusto.


. Rosales trepadores:
hay que conservar entre 3 y 5 ramas, que serán las que formarán la armadura. Después cortaremos los brotes laterales, dejando unos 40 cm.

Cómo podar un rosal trepador. Rosales trepadores de floración anual: conservaremos entre 6 y 7 ramas principales y contaremos las ramas laterales, dejando dos yemas.

 . Rosales viejos: estos tipo rosales no hay que podarlos de manera sistemática. Lo que hay que hacer es eliminar ramos muertos o que estén enmarañando la estructura.

Cuando podar un rosal. Rosales arbustivos y rastreros: estos rosales los tendremos que podar a partir del tercer o cuarto año de haberlos plantado. Podaremos sus ramas terminales cada 3 años.

posted by on Sin categoría

No comments

La época de calor está llegando a su fin. Aprovechando los últimos días con temperaturas altas, es importante no dejar, de manera brusca, los hábitos que hemos seguido este verano con nuestras plantas.

Los meses de calor son complicados para las plantas. Es en esta época cuando debemos extremar los cuidados de nuestro jardín para evitar perjudicarlo. El exceso de agua por continuos riegos empobrece la tierra y, por consiguiente, puede provocar enfermedades que marchitarían nuestras plantas. Y es que la humedad es uno de los efectos que más las perjudica. Debes tener siempre presente que las plantas de interior y exterior tienen necesidades distintas, aunque todas ellas precisan unos cuidados específicos durante los meses más cálidos del año, con el objetivo de que estén fuertes el resto del año.

Uno de los grandes peligros del verano es el sol. La proyección sobre las plantas puede provocar daños irreparables. El agua en las hojas produce un efecto lupa, lo que incrementa la acción nociva del sol. Por ello, siempre debemos procurar regar a última hora de la tarde para que el agua no se evapore.

Otro de los mayores peligros es el riego excesivo. Con el calor tendimos a pensar que nuestro jardín necesita más agua de lo normal, pero es un error. Es más fácil que una planta muera por exceso de agua que por falta de ésta. Por eso, lo mejor es añadir el agua en el plato de las macetas. De esta forma, las raíces absorberán la cantidad necesaria y no se dañarán los brotes.

Mantenimiento del jardín después del verano
Un consejo que puede resultarnos muy útil es el de aprovechar el agua sobrante que eliminan los tiestos. Esa agua contiene los nutrientes que una planta necesita para vivir. Pon un plato debajo del tiesto y riega la planta con ésta.

Es importante que elimines las hojas y flores secas de las plantas, ya que absorben agua y frenan el crecimiento de las partes sanas. También es importante limpiarlas del polvo a menudo. Para ello, lo mejor es pulverizarlas con agua jabonosa aclarando después abundantemente. Este método alejará a los parásitos.

Consejos que te serán de gran utilidad

Las plantas de exterior requieren un riego y cuidado casi diario, por ello es recomendable disponer de un sistema de riego automático. Por el contrario, las plantas de interior no requieren tantas atenciones y bastará con tener la tierra húmeda.

Durante los meses de verano, es importante realizar la poda ya que, de esta forma, tardaran menos en cicatrizar y, por lo tanto, se reducirá el riesgo que las plantas sufran enfermedades.

Hay que tener especial cuidado con las plagas y enfermedades típicas del calor. Es importante realizar, periódicamente y en las horas de menos calor, tratamientos con insecticidas para eliminar los parásitos.

posted by on Sin categoría

No comments

jardinería-para-niñosLos niños se sienten atraídos por los colores llamativos, la vida silvestre y los misterios que plantea la naturaleza. Inculcar la pasión por las plantas y la jardinería puede ser divertido si les preparamos juegos y pequeños experimentos que les permitan desarrollar su imaginación mientras aprenden a través de tareas sencillas y creativas.

A continuación, te proponemos algunas ideas que te serán de gran utilidad para despertar el interés de los niños por la jardinería:

Recolección de semillas: una actividad lúdica, a la par que sencilla, para los más pequeños es la de recopilar semillas. Otoño es la estación en la que las plantas están cargadas de semillas secas. Nuestros hijos pueden preparar los sobres‭ ‬para almacenarlas, decorándolos y escribiendo el nombre de la planta y dibujando la planta. Es imprescindible poner la fecha de recolección de la semilla. Una vez preparados los sobres, deben recoger las semillas eligiendo las cabezuelas florales más secas para sacudir sus semillas en el interior del sobre.
Al acabar, deben ponerse los sobres, bien cerrados, en una caja hermética.

Sembrar semillas de frutas: las frutas son muy útiles para que los niños aprendan cómo se reproducen las plantas. Para ello, cortaremos una fruta por la mitad (la naranja va genial para ello) y retiraremos las pepitas. Las introduciremos en agua durante 10 horas y ya estarán preparadas para que los niños las siembren. Para que la planta crezca fuerte y sana, deberemos preparar un macetero con tierra rica en nutrientes. Los niños podrán encargarse de regar el tiesto con frecuencia y mantenerlo a una temperatura de 25-30 ºC.

Plantas bulbosas: un experimento puede animar a nuestros hijos a participar en la construcción de nuestro jardín. Éste es un juego que tiene que hacerse en otoño-invierno. Consiste en plantar bulbos en distintas posiciones para comprobar cómo crecen en primavera.

Para ello, pondremos 3 macetas de 30 cm de altura y ayudaremos a los niños a preparar el sustrato adecuado para que los bulbos crezcan. A continuación, pondremos los 3 bulbos en cada maceta. En la primera, mirando hacia arriba. En la segunda, con la punta hacia abajo y, en la tercera, con los bulbos de lado.

Con el tiempo veremos cómo brotan en las distintas macetas. De esta forma, los niños podrán apreciar como en el primer caso crecen unas flores magníficas, en el segundo, hojas pero sin flores y en el tercero, flores aunque menos abundantes y más pequeñas.

Colección de hojas distintas: un jardín está compuesto por un gran surtido de hojas. Un juego divertido y educativo para los niños es el de recolectar hojas de distintos árboles y arbustos. Una vez tengan hojas de diferentes plantas les será de gran utilidad pegarlas en una cartulina grande y escribir el nombre de la planta a la que pertenece cada hoja para así aprender qué podemos encontrar en cada jardín.

Tus hijos se lo pasarán en grande mientras aprenden el fantástico mundo de la jardinería.